Menu
A+ A A-
soa5
soa4.3
soa4.3 (2)
sons of anarchy season 6 poster
soa4.3 (3)
soa4.3 (1)

Sons of Anarchy 5ta Temporada

Precio:
Precio de Venta: $10.00
IVA: $1.20
Precio Final: $11.20

Descripcion

Formato: DVD
Idioma: Ingles
Subtitulos : Español
Discos incluidos : 5 DVD
Episodios total : 13

La quinta temporada se estrenó el 11 de septiembre de 2012 donde volvió a batir records de audiencia. La trama central de esta temporada trata sobre como Jax (ahora presidente del club) tiene que lidiar con la responsabilidad y los problemas que acarrea el mando de SAMCRO

Dejamos el Sons of Anarchy Motorcycle Club Redwood Original (SAMCRO) al final de la (intensísima) cuarta temporada con Jax asumiendo por fin la presidencia del club. Jax ya sabe que Clay mató a su padre, John Teller, pero de momento no puede ejecutar su venganza porque necesita a Clay vivo para que siga haciendo tratos con el IRA Auténtico. Jax quiere salirse del negocio de las drogas en que el Club se vio inmerso la temporada pasada, pero no puede. El cártel resulta ser una tapadera de la CIA para atrapar a los irlandeses, y los Sons su medio para lograrlo. Así que Jax se ve forzado a mantener tanto el negocio de las armas como el de las drogas. Porque si no, la CIA ejecutará la Ley RICO y destruirá al club. Jax ve así cómo su deseo en sacar al Club de las actividades ilegales es imposible. Creía que estaba fuera, y me vuelven a meter dentro. 

Y por si fuera poco, Tig como es habitual la ha liado parda y se ha cargado (accidentalmente, eso sí) a la hija del más poderoso capo de la droga de la zona. Ya lo advierte el Sheriff Eli: esto va a traer consecuencias. Y muy chungas para los Sons. Todo ello en medio de la guerra fría entre Gemma y Tara, y con un Ope cada vez más alejado del que fuera su más fiel amigo. No, efectivamente Jax no lo va a tener nada fácil para sacar a delante al Club.

Las consecuencias de la tontería de Tig no van a tardar en hacerse notar. Los Niners empiezan a hostigar los envíos de droga de los Sons, poniendo en peligro toda la operación. Es algo que hay que solucionar y pronto. A través de Romero Parada se organiza un encuentro entre Jax y el capo, Damon Pope (nuestro Harold Perrineau de Lost). Pope deja pronto muy claro y de manera muy gráfica que tiene más poder del que los Sons nunca se atreverían a soñar. Y que no sólo se va a cobrar venganza de la muerte de su hija quemando viva a la hija de Tig delante de él, sino que va a hacer bailar al Club al ritmo que él marque. Y no va a ser placentero.

Para empezar, Pope hace que Jax, Tig y Chibs entren en la cárcel por la muerte de uno de los Niners. Los Sons saben que allí dentro están en manos de Pope, y que pese a la protección de los latinos facilitada por Romeo, algo malo va a pasar muy pronto. A los tres se les ha unido Ope. Pese a que sus relaciones con Jax son tensas por no permitirle matar a Clay tras el asesinato de Piney por parte de éste, sabemos que siempre le podrá más lealtad, y se une a los tres Sons en el camino a chirona. “Para protegerles”, explica Gemma. Esa lealtad la pagará. Y muy cara.


Porque Pope no se va a conformar con eso. Con su poder alcanzando al alcaide y a los guardas de la prisión, tiene a Jax justo donde le quiere. Y en esa posición, le va plantear sus condiciones para frenar la guerra entre los Niners y los Sons: Primero, Jax deberá darle el 50% de lo que saquen con el trasporte de la droga. Segundo, Tig se pudrirá en la cárcel para el resto de su vida. Y tercero, uno de los cuatro Sons encarcelados deberá morir. Y es Jax el que deberá decidir quién. Por supuesto, esas condiciones no son negociables. O lo toma o lo toma. Por primera vez en mucho tiempo, Jax no tiene un plan. Está contra la espada y la pared, y muy sobrepasado por las circunstancias. No sabe qué hacer, y así se lo transmite a Ope, revelándole todos los secretos que guardaba hasta ahora. Y Ope, al que los guionistas le han tenido desde el principio como el saco para recibir todos los golpes, físicos y emocionales, se sacrifica por su mejor amigo. En lo que es la escena más intensa de lo que llevamos de temporada, Ope muere a golpes de tubería ante la mirada desesperada de Jax, Chibs y Tig.

Y a partir de aquí, surge la transformación de Jax. Ya tiene claro lo que tiene que hacer. De nuevo ante Pope, vemos a un Jax frío, impasible, muy diferente al de apenas un par de días atrás. Ya le puede exigir condiciones al mafioso como la libertad de Tig (del que Jax se ha asegurado su lealtad más absoluta en todas las votaciones). Se ha convertido, en palabras del mafioso, en un “rey”. Parecería que estuviera a punto de decir algo como “no es personal, son sólo negocios”. Pero si conocemos un poco a Jax, sabemos que una cosa es lo que deja translucir y otra lo que realmente le pasa por dentro. De momento, sella la paz con Pope y consigue que el Club acepte hacer negocios con él, aduciendo que es mejor tenerle al lado que enfrente. “No es confianza, es miedo”, resume Jax muy gráficamente ante la mesa. Ahora Damon Pope se ha convertido en nuevo socio en el negocio del transporte de droga, pacto sellado con el “regalo” que le hace a Jax: el guarda de la prisión que propició la muerte de Ope. En otra de las escenas más estremecedoras de la temporada, Jax mata a golpes de bola de nieve al guarda. Y lo que es más, ni se inmuta cuando Tig asesina a sangre fría a una inocente, la esposa del guarda, justificándolo con un escueto “daños colaterales”. Jax es cada vez más Michael Corleone.

Si la trama de Damon Pope es la principal de la temporada, otras se desarrollan paralelamente entremezclándose entre sí. La más destacada quizás es la que se refiere al nuevo ligue de Gemma, Nero Padilla (el conocido Jimmy Smits, Miguel Prado en Dexter entre otros papeles), un proxeneta dueño de un negocio de “servicio de acompañantes” que pronto se verá envuelto en los asuntos del Club. De momento parece que resulta de fiar. Gemma cada vez resulta más molestia para Jax. Y su enfrentamiento con Tara por el control de su familia no ayuda. Así que Jax deberá poner en su sitio a la antigua “old lady”. Otra cosa es que Gemma, manipuladora como siempre, lo acepte. Y por otro lado está Clay. Un Clay que parece cómodo en su papel de viejo inválido, retirado a un segundo plano, pero que sabemos que en realidad está maquinando en la sombra recuperar su poder en Charming. De momento ha orquestado una campaña de allanamientos violentos en el pueblo haciéndolos parecer obra de los Niners, allanamientos que le han costado una paliza al pobre Unser, y la vida a la mujer del sheriff Eli. El propósito de estos actos todavía no lo sabemos, pero conociendo a Clay ya suponemos que nada bueno le puede traer a Jax. Y por si fuera poco, todavía tenemos todo el embrollo del cártel y de los irlandeses, y la Ley RICO planeando por encima de las cabezas de los miembros de SAMCRO. Tiempos difíciles se auguran en Charming…

La quinta temporada de SONS OF ANARCHY continua con el nivel de su predecesora, alcanzando por momentos grandes cotas de tensión, con unas tramas que enganchan. Por supuesto, hay aspectos negativos, como todo el asunto entre Tara y Wendy por Abel, que resulta ya aburrido. O la absurda y forzada pelea de Jax con el líder irlandés, que todavía me estoy preguntando a cuento de qué venía introducirla. Pero también guarda momentos memorables, como los ya comentados o el impagable cameo de Walton Goggins (The Shield, Justified), la mejor nota de humor de lo que llevamos de temporada. Las interpretaciones son notables, destacando como siempre una brillante Katey Sagal. Quedan por delante siete capítulos para finalizar la temporada, y si os apetece, nos leemos aquí cada semana para comentar qué os ha parecido.